LIMPIEZA DE CARRILES

Mantener limpios los carriles es la mejor garantía para el buen funcionamiento de nuestras máquinas y evitar esas molestas paradas que a veces se presentan. El peor enemigo es la mezcla de grasa, aceite y polvo que cae en los carriles, y se diga lo que se diga, lo mejor es armarse de un trozo de tela impregnado de algún producto y pasar los carriles con él. Lo malo es si se ha instalado catenaria, o el tramo que se va alimpiar está cubierto por un túnel o tiene mal acceso… en este caso hay que recurrir a un vagón limpiador.

En mi opinión un buen líquido limpiador debe eliminar la suciedad fácilmente, evaporarse rápido, proteger el carril de la oxidación y dejar el mínimo de residuos, o que estos sean ventajosos.

OXIDACIÓN sobre el carril: es uno de los problemas más serios que se presentan… y no me refiero al que se debe a la presencia de humedad (vapor de agua) y que produce “roña”… me refiero a la finísima e invisible capa que se produce como consecuencia de la presencia de plata en la aleación, y que impide un buen contacto eléctrico al reaccionar con el oxígeno del aire. El uso de isopropílico u acetona lo facilitan  ya que eliminan toda la grasa dejando desprotegido el carril…y la mejor manera de evitarlo es precisamente usar un limpiador levemente graso. Ahí es donde lleva ventaja uno de ellos.

Estos son los líquidos que yo he usado.

acetona: muy agresivo especialmente con los plásticos. Quita la grasa fácilmente. Desprotege mucho el carril. Sólo debe usarse en casos de extrema suciedad.

alcohol común: limpiador mediocre con muchas impurezas, especialmente agua en los más corrientes de droguería.

alcohol isopropílico: es más agresivo de lo que parece aunque es un excelente limpiador. Deja siempre algo de residuo incluso usando los más puros (de laboratorio como el Panreac) tampoco deja protegido el carril.

gasolina: lo leí en una asociación francesa de modelistas y es muy parecido al siguiente aunque menos volátil y más graso. No la he usado.

queroseno: es hermano de la gasolina pero más volátil y con menos grasa. Es de todos los que he usado el mejor, ya que su poder limpiador es igual al del isopropílico,  es prácticamente igual de volátil y protege el carril de la oxidación al ser levemente graso. Huele menos que la gasolina. Al igual que esta, contiene benceno por lo que es doblemente recomendable ventilar al usarlo. Desde que lo uso los problemas de limpieza y de contacto han bajado notablemente.

Todos estos líquido (alcoholes y queroseno/gasolinas) son muy inflamables y no carecen de toxicidad. Lo mejor es manejarlos con ventilación, y almacenarlos lejos de fuentes de calor u otras que provoquen electricidad estática. Deben tenerse en pequeñas cantidades.

Hay que evitar el uso de elementos agresivos como las lijas. Si no queda más solución, uso sólo las más finas. Cuando hay algo que no me elimina el queroseno recurro a la lija de agua de grano 4 ceros (al tacto ni parece lija) la aplico en seco (sin mojar la lija) con ayuda de un elemento rígido (un taquito muy pequeño de madera) que me permite pasar los dos carriles al tiempo deslizándolo por encima… apretando lo mínimo. A continuación quito el polvillo con un trapo con un poco de queroseno.

VAGONES LIMPIADORES.

He probado varios… y ninguno termina de satisfacerme. En la actualidad estoy usando el de Dapol que yo diría que es sólo medio bueno y este otro que es el de Roco transformado.

LimpiezaVias1-640

La alfombrilla que trae en origen me parece carísima para lo que dura, y además ofrece una resistencia al  avance muy notable, así que después de varios intentos y pruebas he hecho lo siguiente: sustituir el porta alfombrillas+alfombrilla  por por una pieza de aluminio de la misma forma y dimensiones que aquella.

Esta pieza lleva dos piezas triangulares pequeñas en cada extremo que lo único que hacen es sujetar  un trozo delgado (5mm de grueso) de goma espuma y un trozo de paño del que se usa para la limpieza de gafas.

Lo suelo pasar en seco pero a veces impregno la espuma con un poco  de queroseno sin que llegue a gotear. Suele ser suficiente para que el tren de una vuelta  despacio al recorrido… ¡y tengo unos 30 metros lineales a pasar!

Para lo simple que es, resulta muy efectivo

Los dos muelles que trae en origen el vagón para su alfombrilla no están instalados.

Tengo pensado colocar un depósito para líquido limpiador encima que vaya goteando, a tal efecto la pieza de aluminio tiene dos orificios para el paso del goteo. Cuando esté operativo lo pondré aquí con un buen detallado.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *